BEDROOM CULTURE

¿QUÉ ES BEDROOM CULTURE?

En sociología, se maneja una expresión "BEDROOM CULTURE" (cultura de la habitación) para referirse a aquella generación de niños que tienen tantas comodidades en su habitación (especialmente en materia tecnológica) que no necesitan salir de ellas para socializarse, reconfigurándose, así, las relaciones con la sociedad y con su familia.
El chico tiene su tele, su ordenador, sus dvds, su música, su equipo, su cama, su espacio. Cierra la puerta y se abstrae de la vida familiar para hacer lo que quiera puertas adentro. Ya no puertas adentro como una forma de marcar la vida privada (casa) de la pública (calle), sino para marcar la diferencia casa - habitación.
Obviamente, si el chico se recluye de este modo, la familia pierde la capacidad de comprender qué le pasa. Porque no sabe qué hace.

 

Habría que aprender de la experiencia, o al menos tomarla como referencia para delinear qué sociedad queremos ser, ya que, el aislamiento del mundo y la realidad (familia, deportes, amigos, estudios...) ya se daba en la sociedad de los años 60 en EEUU donde los jóvenes de familias con poder adquisitivo se separaban de la mentalidad de sus padres en sus habitaciones.

 

Esta falta de comunicación es la que debemos evitar con nuestros hijos a la vez que debemos impedir que se conviertan en unos Heavy Users (conectados más de 5 horas al día en su habitación y que estudian menos de 1 hora al día o nada) ya que entonces hablariamos de aislamiento, adicción y dependencia hacia el ocio digital y esto haria peligrar la integridad física, mental y social de vuestro hijo.

 

 

Cada vez es más común que los niños europeos tengan en sus propias habitaciones ordenador, televisión, equipos de música, videoconsolas, etc. Este fenómeno de la bedroom culture se está extendiendo a todos los países europeos, pero con diferentes matices.

En España, casi la mitad de los niños que tiene PC los tienen ubicados en su propia habitación, que normalmente es compartida con hermanos, y un 31% de las televisiones están en las habitaciones de los niños.

En el mundo anglosajón, particularmente en el Reino Unido, este fenómeno ha ido aumentando en los últimos años, debido, entre otras razones, a la ausencia de actividades al aire libre para niños y adolescentes. Por otra parte, el aumento de la preocupación por la seguridad de los niños en los espacios públicos ha dado paso a un hogar con más medios tecnológicos y una cultura de la habitación.

ARTICULOS:

Ignasi de Bofarull

Profesor de la Facultad de Educación

 

El 'heavy user' pasa una media de 5 horas diarias conectado a las nuevas tecnologías e Internet

 

Experto en la relación entre adolescentes y nuevas tecnologías, Ignasi de Bofarull analiza la denominada “bedroom culture” y radiografía al “heavy user”: adolescente que construye su identidad y su vida en su habitación y que se caracteriza por el uso abusivo de su conexión a las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación

(NTIC). Lo hace en un capítulo del libro “Nativos digitales: una generación frente a las pantallas”, coordinado por Xavier Bringué Sala y Charo Sádaba Chalezquer.

Ignasi de Bofarull se refiere en su

artículo al heavy user, término utilizado

en el mundo anglosajón, para definir

al consumidor, de entre 16 y 18

años, que pasa muchas horas en su

habitación conectado a las NTIC. Este

adolescente está recogido en una encuesta

realizada por Civértice (entre

2005 y 2007) en toda España en la

propia escuela, gracias a una muestra

de unos 10.000 chicos y chicas de primaria

y secundaria. Según la encuesta,

un 10% de estos adolescentes

hacen un uso más severo de las NTIC.

En términos generales, los heavy user

responden a las siguientes características:

viven en hogares atomizados,

en ocasiones monoparentales, con

muchos aparatos, manifiestan que no

les gusta ninguna asignatura; que estudian

entre nada y media hora al día;

suelen tener el ordenador conectado

a Internet en su habitación y pueden

estar conectados más de 5 horas al

día y, además, fuera de la supervisión

parental. En su artículo, comenta Bofarull,

 

los heavy users son aquellos

que más le han restado, a causa de

Internet, tiempo a la familia, al estudio,

a los amigos, al deporte y al sueño.

Muchos de ellos están viviendo lo que

se denomina la bedroom culture: la

cultura de la habitación. Espacio en el

que este tipo de adolescente hace su

vida, construye su identidad y perfila

su “santuario” prohibido para los padres.

Bofarull denuncia el mal uso del

potencial de Internet: su uso es lúdico

y, dice, socava las habilidades intelectuales,

de conocimiento, de manejo y

aprovechamiento de la red. El profesor

aconseja a los padres optar por

ejercer la "supervisión discreta", que

pasa por situar el equipamiento tecnológico

en un lugar céntrico del hogar

e invitarle a una cierta regulación

responsable, y por ofrecer a los hijos

las suficientes plataformas de autoexpresión,

de acción social, cultural y

deportiva para que las NTIC no sean

el único ocio, sino un medio (unos

media) para ir más lejos.

 

 

 

Este video ilustra el desconocimiento de lo que puede llegar a conocer o a hacer nuestro hijo en su habitación y a los peligros que pueden estar expuestos