Internet seguro

http://www.uhu.es/cine.educacion/

 

 

Esta web es una guía para niños y padres a la hora de comenzar a navegar por Internet, habla de los riesgos y actuaciones ante la red.

HAZ QUE SEA DIVERTIDO, MANTEN EL CONTROL.

 

www.internetsinacoso.com

 

Estos son los peligros de estar subiendo fotos en internet.

Intentar comunicar un secreto en un entorno con millones de testigos potenciales como Internet es difícil, y la probabilidad de que alguien escuche una conversación entre dos interlocutores se incrementa conforme lo hace la distancia que las separa.

 

     Dado que Internet es verdaderamente global, ningún secreto de valor debería ser comunicado a través de ella sin la ayuda de la criptografía.

En el mundo de los negocios, información como números de tarjetas de crédito, autenticaciones de clientes, correos electrónicos e incluso llamadas telefónicas acaba siendo enrutada a través de Internet. Ya que gran parte de esta información corporativa no debe ser escuchada por terceras personas, la necesidad de seguridad es obvia.

 

Sin embargo, la Seguridad en Internet no es sólo una preocupación empresarial. Toda persona tiene derecho a la privacidad y cuando ésta accede a Internet su necesidad de privacidad no desaparece. La privacidad no es sólo confidencialidad, sino que también incluye anonimato. Lo que leemos, las páginas que visitamos, las cosas que compramos y la gente a la que hablamos representan información que a la mayoría de las personas no les gusta dar a conocer. Si las personas se ven obligadas a exponer información que normalmente desean ocultar por el hecho de conectarse a Internet, probablemente rechazarán todas las actividades relacionadas con la red.

En el mundo donde vivimos actualmente afrontamos un proceso de comunicación a través de intercambios digitales. Las personas, aunque no lo veamos, nos estamos enfrentando a un reto, el de mantener nuestra autonomía y retener el control de nuestros datos personales en el mundo digital, ya que si nos damos cuenta en el mundo digital los asuntos de privacidad no son un fenómeno restringido.

La actividad en Internet dependerá del tipo de actividad que realicemos. Las actividades que nosotros suponemos que son privadas en realidad no lo son. Por ejemplo en los foros, cualquier persona puede copiar y almacenar tu nombre, tu correo electrónico. Hay que saber en qué páginas podemos registrarnos y en cuáles no.

Por otro lado, y cada vez más vemos que no hay una línea en la cual se garantice una absoluta privacidad de la web. Muchos creadores de web dan a conocer públicamente información de sus usuarios.

Los llamados “piratas o crackers” pueden obtener acceso a nuestro ordenador tan solo por habernos conectado a páginas web en las cuales hayan cookies, spams…, ya que estos dispositivos quedan archivados.

Tenemos que cuidar nuestra privacidad, instalando cortafuegos, antivirus, no entrar en páginas web sospechosas o simplemente cuando enviemos un correo electrónico en el Messenger a varios contactos, utilizar el CCO (correo oculto) para no mostrar los contactos y aparezcan como privados.

 

Ana González e Irene Sánchez

Mira los dos vídeos. Son parte de la campaña del National Center for Missing & Exploited Children (Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados) que nos alerta del peligro de subir a la red información personal, sobretodo fotos e imágenes.

 

Lo que publicas en internet permanecerá para siempre en la Red. Usa vez subidos es probable que dejes de ser el dueño de esas fotos ya que cualquier contenido podrá ser copiado y distribuido fácil y rápidamente, y si te arrepientes luego te será casi imposible eliminarlo. Y por ello aplica el sentido común cuando vayas a publicar alguna foto o vídeo tuya o de tus amigos, o datos personales tu blogs y/o perfiles de las redes sociales.

Gracias a Tpvamedida hemos conocido este video educativo que muestra a los niños los peligros de internet. De una manera divertida y fácil de entender por los más pequeños se explica qué es Internet y que precauciones deben tomar mientras navegan.

La culpa no es del P2P

 

Por JUAN VARELA (SOITU.ES)

La Coalición de Creadores de Contenidos envía al Ministerio de Industria un informe contra las descargas con una lista de 200 webs para su persecución por la Fiscalía General del Estado. Los defensores de la propiedad intelectual quieren cerrar las webs beneficiadas en lugar de perseguir a los internautas. Pero el informe revela también su fracaso ante los desafíos de la era digital.

Una web de enlaces P2P, descargas o streaming de tamaño medio facturaría 1,5 millones de euros al año, más de 100.000 euros al mes, gracias a los cuatro millones de usuarios únicos de estas redes, según el informe Parasite´s Business enviado a la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información. Una cantidad nada despreciable si se tiene en cuenta que sólo viven de la publicidad (90% de su facturación) y de la cesión de correos electrónicos de sus usuarios a otras empresas.

Las claves las explica la propia Coalición: poner a disposición de los usuarios las obras lo antes posible, sin esperar a los calendarios y ventanas de las viejas estrategias de comercialización; distribución gratuita y generación de tráfico gracias a los contenidos. En otra clave del vídeo acusación se explica cómo funciona la publicidad en internet, el posicionamiento y otras estrategias habituales en todas las webs. La tercera clave es rentabilizar los registros y datos de los usuarios, otro de los ejes del marketing digital.

La estrategia de la Coalición es conseguir una actuación de la Fiscalía General del Estado contra las webs sin perseguir a los usuarios después de la falta de acuerdo con las operadoras de telecomunicaciones. Una solución más acorde con las propuestas de la Comisión Europea, respetuosa de las leyes que permiten el intercambio de archivos sin ánimo de lucro y con menor coste político para el Gobierno. Es una de las alternativas a debate en la comisión interministerial contra la vulneración de los derechos de propiedad intelectual en internet creada la semana pasada.

La lista se centraría en webs que hacen comunicación pública de las descargas con ánimo de lucro, las dos condiciones que el Código Penal establece para que exista delito.

Pero digan lo que digan los tribunales el intercambio de archivos seguirá porque el criterio P2P es una necesidad para muchos consumidores. Y no sólo por la gratuidad. Los usuarios no son capaces de pagar y consumir a la velocidad de la cantidad de productos de entretenimiento que se producen en un mercado saturado. Las descargas y el P2P son la oportunidad para disfrutar de esas obras cuando se estrenan y con facilidad de acceso. Si además son gratis, mejor. El gran fracaso de la industria del ocio y el entretenimiento es no haber emprendido antes un cambio en su negocio para hacer lo mismo que hacen esas webs ahora denunciadas, pero con contenidos originales para rentabilizarlos en un mercado enorme, pero fragmentado como nunca y dispuesto a pagar sólo por lo que de verdad interesa para disfrutar en diversas plataformas y con derecho a copia privada.

Han tenido que llegar empresas como Apple con iTunes, Amazon con los libros primero y Kindle después o la era del streaming para que muchos se den cuenta de que es más rentable y útil crear nuevos negocios que perseguir a los consumidores. No es casual que hace pocos días la Coalición anunciara el próximo lanzamiento de una macroweb de descargas respaldada por la industria. Pero los autores y las productoras y distribuidoras piden gestos y medidas al Ejecutivo. Más, además de las subvenciones, los créditos, el canon digital y la falta de control de mercados donde las autoridades de la Competencia quizá deberían buscar monopolios y acuerdos de precios como se hace en otros ámbitos.

Mientras, los derechos de la música digital siguen siendo más caros que en otros países, un obstáculo para nuevos negocios y medios como las webs de streaming y las radios online.

Quizá la Coalición debería aprender de su propio informe cómo se comercializa y rentabilizan los contenidos en internet, como recomiendan los propios informes (pdf) de la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI) o el ejemplo de nuevos medios como Spotify.

Seguramente menos informes, menos lobby legislativo y más esfuerzo e ideas en mejorar y adaptar el negocio convencerían a más usuarios de cambiar las denostadas descargas por otras formas de acceder al contenido sin perjuicio para los creadores y la industria.

Este video Muestra todo sobre Cracking y Hacking. Podrás saber todo lo relacionado a virus