Sitio para padres

Julia y Carmen
Julia y Carmen

Clasificación de las actividades digitales de niños y adolescentes

Los padres deben ser muy cuidadosos al momento de confiar en la tecnología para cuestiones tan delicadas como el control de los hijos.

Empecemos por los adolescentes: estos pueden acceder a Internet libremente desde el colegio, las casas de sus amigos, bibliotecas e incluso teléfonos móviles y consolas de videojuegos. Los niños más pequeños también pueden acceder a Internet desde estos sitios, pero los padres en general los tenemos un poco más controlados, nos ponemos con ellos en l ordenador…

Consultando los últimos estudios, el 64% de los adolescentes admiten que los jóvenes realizan actividades por Internet que sus padres no les permiten, y así estos no saben que las están realizando. Estas actividades pueden estar relacionadas con el “contenido para adultos” y por supuesto “el chateo”.

Otro dato nos indica que el 81% de los padres de adolescentes que usan Internet saben que sus hijos no toman suficientes precauciones cuando dan información personal on-line. ¿Y qué hacen? Nada.

Los padres deberían hablar con sus hijos sobre los peligros de la red. Deben animarlos a que les cuenten a los padres sobre sus contactos on-line, sin que teman ser regañados o castigados. I para los más pequeños, muchísimo más control y desde nuestro punto de vista, nosotras si fuéramos madres con niños pequeños estaríamos con ellos delante del ordenador, y haciendo actividades lúdicas, interactivas y de educación.

Se pueden instalar para los adolescentes software de vigilancia si los padres sienten que sus hijos están perdiendo el control de la situación, como por ejemplo, si  no saben con quién chatea, recibe llamadas de gente que no conocen… El propósito es grabar el tiempo que el ordenador está encendido y apagado hasta registrar cada tecla que el hijo toque. Pero recomendamos esto como caso extremo.

Recomendamos que no se ponga el ordenador en la habitación del hijo, pensando que así es más accesible para cuando tenga que hacer un trabajo. Es un pensamiento erróneo, el hecho de tener por ejemplo el ordenador en la sala de estar es una medida sabia para los adres, porque puede verse al hijo como navega por Internet, y así más fácil vigilar qué está haciendo en la web.

Irene Sánchez